Nuestro cachorro

Contracciones de Braxton Hicks en el segundo embarazo

Estas contracciones que deben su nombre al Dr. John Braxton Hicks, que las describió por primera vez en 1872, comienzan a sentirse normalmente a partir de la segunda mitad del embarazo es decir hacia la semana 20 (aunque realmente empiezan a ocurrir mucho antes) y son una especie de “ejercicio previo” para el útero.

Algunas mujeres las sientes antes que otras, hay mujeres que dicen no haberlas sentido en todo el embarazo.

A diferencia de las contracciones reales del parto, estas contracciones de Braxton Hicks no son regulares ni tan intensas, no se repiten por patrones y normalmente no son dolorosas.

Pero como cada mujer y cada embarazo es un mundo,  hay mujeres que sienten molestias al tener estas contracciones, y otras que simplemente notan que el vientre se endurece y luego se vuelve a relajar.

Mi experiencia en los dos embarazos de momento es muy distinta.

En el primer embarazo empezaron sobre la semana 20 pero eran muy esporádicas, muy espaciadas, podía tener una contracción de Braxton cada dos o tres días, luego según avanzaban las semanas las tenía más a menudo pero nunca me molestaron. Solo sentía cierta tirantez y presión en el vientre nada más.

En este segundo embarazo ha sido y está siendo de momento bien distinto.

Hacia la semana 16 empecé a notar alguna contracción de este tipo, algún día suelto, pero según han pasado las semanas ha cambiado notablemente.

Ahora ya estoy de 23 semanas, y aunque todavía faltan muchas semanas para el parto… las contracciones de Braxton son a diario y bastante molestas.

No son tan solo tirantez o presión, las noto como las primeras contracciones de parto, como aquellas que empezaron una semana antes de empezar el parto de verdad.

Siento que me viene una, sube de intensidad, se pone el vientre muy tirante y duro y luego se va, se relaja… así descrita es una contracción como las demás, lo que la diferencia es que no es tan dolorosa y no está produciendo cambios en el cuello uterino.

Al menos de momento.

La obstetra no le ha dado importancia, ya que son a diario, bastante frecuentes y molestas decidió mirarme el cuello del útero por si estaba empezando a modificarse y podía significar riesgo de parto prematuro.

Pero no está siendo así, por suerte.

El cuello está perfecto y sin signos de alarma.

Así que de momento como no son regulares ni van a más en intensidad no hay de que preocuparse.

Yo lo relaciono con que Cachorro ya pesa sus 13 kg, me paso el día del trabajo a casa y vuelta con el peque sin parar. Lo cojo, jugamos, corro detrás suyo cuando va en bicicleta o en moto… vamos que no paro…

¿Cómo fueron tus contracciones de Braxton? ¿Están siendo más molestas en los embarazos posteriores?

No Comments Found

Leave a Reply