Uncategorized

Mi embarazo vegetariano

Muy buenos días

¿Qué tal ha ido el finde?? Nosotros pasado por agua :) así que hemos aprovechado para descansar en casita que también hace falta.

Esta semana comenzamos hablando de nutrición, más concretamente sobre alimentación y embarazo. No sé si lo habré comentado alguna vez por aquí pero bueno, el caso es que llevo unos años alimentándome de forma vegetariana, y como no podía ser de otra manera me sigo alimentando del mismo modo durante los embarazos, porque un embarazo vegetariano es posible.

El embarazo de mi primer hijo también fue vegetariano y todo fue perfecto, así que no hay duda de que esta vez no está siendo diferente.

Muchas mujeres se preguntan sobre si es realmente seguro alimentarse vegetariano durante el embarazo.

Yo misma tuve que leer mucho para quedarme tranquila durante el embarazo anterior. Es curioso como los hábitos que adquirimos durante toda la vida, la presión social, las costumbres gastronómicas etc. que “mamamos” durante toda la vida nos hacen pensar que cualquier otra manera diferente de alimentarse a la convencional, puede ser perjudicial para la gestación.

¿Acaso no puede estar peor nutrida una mujer omnívora?

Una mamá que coma mucha proteína animal, mucho cereal refinado, poca verdura, mucho azúcar… puede estar peor nutrida que una mamá vegetariana que cuida lo que come.

No es complicado, en absoluto. No hay que estudiar un máster ni volverse loca mirando tablas de alimentos, vitaminas o minerales.

Solo hay que ser consciente y llevar una dieta equilibrada, igual que el resto de la vida, y tener en cuenta por supuesto el consejo de nuestro obstetra.

Tomar los suplementos adecuados y que nos recete el obstetra, tener en cuenta las medidas de higiene básicas como lavar bien la verdura y la fruta, y comer variado e integral son los pilares fundamentales.

Pero no es solo cosa mía, hay muchos estudios que aseguran que esta dieta es segura durante todas las etapas de nuestra vida siempre que se haga del modo adecuado.”La Asociación Americana de Dietética, así como la Asociación de Dietética de Canadá afirman que tanto la dieta vegetariana como la vegana, si están bien planeadas, son apropiadas para cualquier fase del ciclo de la vida, incluyendo el embarazo, la lactancia, la infancia y adolescencia”.

Yo siempre me repito, pero creo que nuestro instinto no falla.

Sobre todo y al igual que con una dieta convencional es muy importante la hidratación, beber mucha agua ayuda a que la sangre fluya mejor, los nutrientes lleguen a todas nuestras células, y el líquido amniótico sea de la calidad y cantidad adecuado.

Bueno, y ¿qué como un día normal?

Así como cuando no estoy embarazada como más crudo, ahora me apetecen cosas más calientes, más cereales y frutos secos. ¡El cuerpo es sabio!

Desayuno un zumo de fruta y verdura natural, como puede ser naranjas con zanahorias o espinacas. Unas tostadas con mermelada casera o ecológica, eso sí tostadas integrales, y una taza de leche de almendras o de arroz con cereales solubles.

A media mañana fruta y algún día galletas de avena o tostadas y frutos secos.

Para comer legumbre, o arroz o pasta integral con verduras. Normalmente no tomo postre.

Para merendar fruta, o un bocadillo vegetal con lechuga, tomate, aguacate…lo que tenga a mano. Y algún que otro día me tomo un yogur con cereales y fruta.

Para cenar, una ensalada variada con frutos secos, o pisto de verduras con quinoa. Una sopa fría de tomate, o crema calentita de verduras…

Normalmente antes de acostarme me tomo una bebida vegetal con cacao soluble o sola para acostarme con la tripa caliente 😉 y sin hambre.

No me paso el día pensando en qué comer, en si me falta algo para cubrir mis necesidades en este momento del embarazo, simplemente como como siempre, intentando variar más. Y tomo mis vitaminas, bebo mucha agua… y cuando puedo intento descansar.

Ser vegetariana durante el embarazo es sano, saludable, nutritivo para ti y tu bebé… no hay ningún inconveniente.

Mis obstetras siempre me han apoyado y nunca han puesto un pero a mi alimentación. Mis embarazos son sanos, sin problemas de tensión, ni azúcar, ni varices, no acidez o ardores, ni falta de hierro… ágil hasta el día del parto y la lactancia igual de satisfactoria.

Más adelante también profundizaremos en el tema de la lactancia y la alimentación.

 

Espero que te haya gustado el post sobre mi embarazo vegetariano y te sea de utilidad. Sabes que puedes escribirme siempre que lo necesites.

No Comments Found

Leave a Reply